Ventanas

Miremos a través...

Inicio > Historias > Exilio

Exilio

Había deseado
que no amaneciese.

Que no
encendiesen esa luz
tan frágil y delatora.

Esta noche no...

Mis lágrimas alcanzan
su boca,
y salada queda la memoria.

Este día muero...

Acaba sin mi
ese placer compartido.
Apaga esa luz,
y déjame vivir.

Esta noche no...

Será la última

Descalza

2003-07-01 20:45 | 3 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ventanas.blogalia.com//trackbacks/9407

Comentarios

1
De: unicornio azul Fecha: 2003-07-01 22:33

muchos deseamos alguna vez que no amaneciese... viendo como las estrellas brillaban para nosotros aquella noche... pero el destino es así, une y separa a su antojo... pero en la memoria siempre quedará el recuerdo de unos abrazos y el aroma de su piel...y en el exilio sueños... lágrimas... miedos... inseguridades...y la distancia



2
De: Descalza Fecha: 2003-07-01 23:18

No se preocupe unicornio si hay fuerzas que juegan en contra otras lo harán a nuestro favor, en este caso Silvio Rodríguez es una a favor... por que el destino...¿existe?



3
De: El GNUdista Fecha: 2003-07-02 00:24

No, no existe el destino.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.82.9 (01f7185f09)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

portada | subir

Todas las fotos están sujetas a copyright. Queda prohibida su reproducción y/o copia sin autorización de la autora